Blogia
declicenclic

El texto en Internet

En apoyo del manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”


El contenido del manifiesto puede leerse en  http://www.enriquedans.com/

La pérdida de derechos civiles que supone el uso mal regulado de SITEL y, ahora, esta propuesta de la Ley de Economía Sostenible tiene, además, un efecto devastador para el normal y sano desarrollo económico, pues no hace sino aumentar la inseguridad jurídica. Unas comunicaciones intervenidas y una libertad de expresión constantemente amenazada es precisamente lo que no necesitamos.

Una sociedad medianamente sana debe parar los pies a todas estas iniciativas de carácter totalitario vengan de donde vengan. Iniciativas que convierten en papel mojado a la Constitución de 1978. Si la Constitución necesita alguna reforma debe ser justo en sentido contrario al que esta propuesta de ley señala. Y, por supuesto, eso no puede hacerse sin  un serio y plural debate y sin el correspondiente referéndum.

                                                                                                                 Víctor Lope

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Crisis y cariño en la calle de La Palma

 

Hay que felicitar a JWT Delvico por el desarrollo del proyecto callelapalma.com pues, por un lado, han hecho una simpática y entretenida página web, por otro lado, consiguen hacerse publicidad y, además, promocionan a los establecimientos instalados en esa castiza calle madrileña.  

Tanto los vídeos como los textos, que es lo que en este blog nos interesa, conjugan muy bien el desenfado con el cariño. Sin engolamientos retóricos, los textos escritos y audiovisuales consiguen crear un microcosmos muy atractivo. De alguna manera, esta iniciativa pone en práctica una vieja idea personal, cual es la de que los pequeños negocios también pueden beneficiarse de determinadas propuestas publicitarias gracias a Internet.  

La frase del director creativo, Miguel Bemfica, En tiempos de crisis están los que lloran y los que venden pañuelos”, constituye también una actitud positiva del buen emprendedor. Son las actitudes como esta las que permiten albergar esperanzas frente a la presente crisis. En el fondo, como siempre, lo que sirve es la colaboración, la ayuda mutua y la puesta en práctica de buenas y nuevas ideas. Felicidades a todos.

 

                                    Víctor Lope

 

La dudosa eficacia del “¿Quiénes somos?”

 

“¿Quiénes somos?” es la fórmula habitual que en una web indica el lugar donde saber algo sobre quiénes son los responsables de lo que ahí se dice, se ofrece, se propone. En muchos casos lo que uno se encuentra ahí es un grupo de frases hechas acerca de la “larga experiencia”, la “profesionalidad”, la “especialización” y algunas pinceladas de carácter histórico.

En general, se trata de textos escasamente personales y resultan demasiado parecidos los de una web a los de otra web. A veces, incluso se deslizan errores que contradicen esas cosas que se escriben sobre la “dedicación” o el “esmero” con que los responsables se supone que atienden el negocio.

Sucede que hablar bien de uno resulta algo embarazoso y no siempre resulta convincente. De hecho, también hay bastantes páginas que prescinden de poner ese apartado de “¿Quiénes somos?” y prefieren que el usuario dedique su tiempo a desplazarse por los contenidos de interés.

La cuestión que verdaderamente importa es que entre la empresa y el usuario se genere confianza, que lo que se dice resulte creíble, y eso no pasa necesariamente por la sección del “¿Quiénes somos?” sino del qué y el cómo lo hacemos.

En www.imagenpalabra.com/  he preferido probar una nueva fórmula bajo el epígrafe “Entre usted y yo”. La idea es que, desde esa sección, usted pueda acceder a información acerca de mis actividades. De momento incorporo los siguientes enlaces con contenidos audiovisuales que se irán actualizando.

http://www.youtube.com/imagenpalabra

http://www.vimeo.com/user2477999

 

                                                                                                              Víctor Lope

 

Un error en la imagen de Media Markt

 

Angel Rueda  se hace eco de un error masivamente difundido en un folleto de Media Markt , http://www.blogdedisenadoresypublicitarios.com/ . 

Han puesto una tilde sobre la "a" de "imagen". Es un error llamativo y desde luego hay una verdad que se desprende de la lectura de ese enunciado que dice “Una imágen vale menos que 1000 libros…”. La sensación que se genera es la de que mil libros, que si se leen aportarían un buen  nivel cultural, desde luego no han sido leídos por el redactor.

Hay gente que piensa que los errores en la redacción de textos no afectan a la capacidad persuasiva de las campañas publicitarias, ya que, como todo el mundo escribe cada vez peor,  mucha gente no se da cuenta de los errores. Pero eso es tanto como decir que la publicidad renuncia a ser un referente de calidad en la escritura de textos, lo cual, desde luego, perjudica al prestigio de la propia actividad publicitaria.

El lector que reconoce el error se lleva una sensación contraproducente de esa campaña. En cierto modo, la campaña, tiene un efecto disuasorio respecto del producto y de la marca, pues ésta pierde seriedad y su posicionamiento se ve afectado.

                                             Ratón de Internet

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La carta de Zapatero a los maestros


El siempre perspicaz Arcadi Espada ha dado repaso implacable a esa carta que ha publicado “El País” y que ha firmado José Luis Rodríguez Zapatero: http://blogs.elmundo.es/elmundo/blogs/elmundopordentro/index.html

                          

La  carta es breve pero contiene bastantes deficiencias. Los errores que Arcadi Espada localiza con precisión forman parte del texto, y el texto habla del sujeto de la enunciación, de ese sujeto que se configura por y en el texto. Un rasgo muy llamativo de ese sujeto que ahí emerge es el de la ligereza. De la lectura de esas líneas se desprende poca autoexigencia a la hora de mantener un mínimo rigor lógico. Como en algún otro lugar de este blog hemos dicho, los textos, más acá o más allá de la intención que manifiestan de forma explícita, hablan y, a veces, llegan a decir incluso lo contrario de lo que, quien los firma, pretende.

                                                                                                                                                                                                                                                                   Ratón de Internet

 

Una serie dramática y publicitaria

http://quierounpisomio.com  alberga una interesante campaña publicitaria, cuyo mayor atractivo consiste en ofrecer una sucesión de capítulos sobre los problemas de Kiko y de Susana en relación con el problema de la carestía de la vivienda y los deseos de independencia de ambos.  El conflicto del que se hace cargo la serie es de suficiente importancia y suficientemente compartido por muchísimas personas como para garantizar cierto nivel de audiencia. Es decir, no somos pocos los que esperamos a que vayan colgando en la Web nuevos capítulos.

En cierto modo, esta fórmula es ya antigua, pues en los comienzos de la televisión norteamericana había algunas series cuya producción estaba sostenida por alguna marca. Esta es, en cualquier caso, una demostración de que Internet es ya un medio muy maduro para el consumo audiovisual y para nuevas propuestas publicitarias.

                                                                                                                             Ratón de Internet

 

La rapidez, las prisas y las erratas en Internet

En no pocas ocasiones nos tropezamos con erratas en las webs. En las últimas horas me he tropezado con dos. Una está en una página, bastante visitada, en la que se lee de forma reiterada “Ofrezo servicios”, cuando debiera decir “Ofrezco servicios”.

Otra está en una página de una agencia de publicidad:

Si desea unirse a nuestra organización y desarrollar su carrera profesional en una compañía que apuesta por el talento y facilita la conciliación de su vida personal y laboral, cumplimenteo el siguiente formulario y adjunte su C.V.”

Ante este tipo de erratas, no dudamos de las buenas intenciones manifiestas y explícitas, ya que, como sabemos, errores los cometemos todos; pero sucede que, cuando, en nuestra lectura, nos tropezamos con eso, se produce una disonancia entre esa intención manifiesta y otra cosa que el responsable de la página no quería decir, pero dice. De ese modo leemos, más allá y más acá de la intención manifiesta, que alguien no ha repasado con suficiente atención lo escrito, seguramente porque siempre se trabaja con demasiada prisa. En Internet, estos fallos se leen como síntoma de una forma de trabajar digamos apresurada. Y el apresuramiento no es exactamente igual que la rapidez. Ese resto de apresuramiento que deja su huella en una página contamina la intención manifestada por el texto. El usuario agradece la mezcla de rapidez y calidad en un trabajo o servicio, pero recela del apresuramiento.

                                                           Ratón de Internet

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres